Conociendo la Iglesia del Juncal

2018-08-27T10:23:59+00:00Irun|

La Iglesia del Juncal tiene un papel protagonista en la ciudad. Cuántas fiestas, cuántos eventos y cuántas emociones guardan sus paredes y ha acogido su plazoleta. ¿Sabías que la iglesia debe su nombre a la aparición, en 1400, de una talla de la Virgen en los juncales que bordeaban al estuario? Punto de paso de peregrinos jacobeos, el edificio es una pieza reseñable del Irun Romano, al hallarse en su trasera termas y baños públicos de la época romana. Hoy vamos a conocer un poco más de la historia y el estilo arquitectónico de este símbolo de Irun.

Iglesia del Juncal Irun

La iglesia fue edificada en época renacentista aunque respondiendo a patrones góticos. La construcción comenzó en 1508 pero las obras se dilataron por ¡casi 100 años! No finalizarían hasta 1606, hecho que marcó los estilos del templo: junto a caracteres propios del último periodo del gótico, aparecen otros rasgos del gótico vasco, del renacimiento y del barroco.

Se trata de un edificio que destaca por su volumen más que por sus detalles compositivos. El exterior es una mole de piedra de sillería con pesados contrafuertes y carente de ornamentación, a excepción la portada barroca del siglo XVII y varias gárgolas góticas que, hoy en día, son difíciles de contemplar tras la última reforma llevada a cabo en el alero del tejado.

Con 45 metros de largo, las naves de la Iglesia del Juncal son casi tan altas como anchas (24 metros de anchura y 22 metros de altura). Las paredes cumplen la triple función que caracteriza al gótico: cierre, soporte y carga. Además, las características impuestas por el denominado gótico vasco conformaron la altura definitiva de las naves laterales, que se igualan en la central, abandonando un probable proyecto inicial a diferentes alturas. Todas estas particularidades convierten al edificio en una iglesia singular y solemne.

Como hemos dicho, el exterior de la iglesia se define especialmente por sus volúmenes pero también hay detalles compositivos a señalar. Se encuentran en la portada principal, de un barroco inicial, que está dividida en dos cuerpos: en el inferior, con una gran puerta sin parteluz, destacan las jambas y el dintel, con trabajo de finas molduras. En el segundo cuerpo hay que mencionar las pilastras decoradas y las columnas jónicas. Esta portada destaca, además, por ser uno de los primeros ejemplos guipuzcoanos de portada barroca.

Los secretos de su interior

Si pasamos al interior nos encontraremos con una iglesia de planta rectangular de tipo salón, con ábside de testero plano y con tres naves de igual altura, siendo la principal más ancha. La planta de salón se conoce también como Hallenkirche, donde las naves están a la misma altura y que fue un modelo muy extendido en Euskadi durante el siglo XVI.

Las naves se cubrían mediante bóvedas de crucería. Hoy en día solo se conservan dos, ya que las de las naves fueron sustituidas en 1912. Eleva la vista: la bóveda de crucería del ábside lleva ligaduras que enlazan la clave central con los vértices del polígono y una corona de arcos cronopiales en torno al núcleo. La del coro, por su parte, es una bóveda rica en combados curvos.

Iglesia del Juncal, Irun

Otro de los principales atractivos de la iglesia es el retablo barroco del altar mayor, diseñado por Bernabé Cordero; y las esculturas ejecutadas por Juan Bascardo, a mediados del siglo XVII. El dorado no se llevó a cabo hasta un siglo más tarde. Con escenas de la Pasión y de la vida de la Virgen, predomina la imagen de la Virgen del Juncal, una talla románica de estilo bizantino en la que podemos ver a una Virgen trono, con el Niño entre las rodillas. Es una imagen hierática y no existe comunicación con el Niño.

Mención aparte merece la torre de la Iglesia del Juncal. Se trata de una construcción maciza de base cuadrangular. Tiene tres cuerpos, en el superior se encuentran las campanas y el reloj. El campanario podría ser obra Fray Miguel de Aramburu en 1600 y constituye el primer ejemplo de torre herreriana.

Iglesia del Juncal, Irun

La Iglesia Parroquial de Santa María del Juncal -declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional en junio de 1973– debe su nombre a una talla románica de la virgen que apareció en una marisma cercana, cuando aún existía el antiguo puerto de Irun. Se trata de la imagen mariana más antigua de Gipuzkoa y, probablemente, de todo el País Vasco.