El amarillo y el azul del Bidasoa han representado muchas veces en Europa a la ciudad de Irun. Tras unos años complicados, la clasificación para competición europea del año que viene devuelve a Irun a la élite del balonmano.

Bidasoa a Europa

Imagen: cdbidasoa.eus

En el año 2016, el Bidasoa volvía a la liga Asobal. Los colores del equipo, el amarillo y el azul, durante muchos años representaron a la ciudad de Irun por Europa, una época gloriosa que muchos aficionados recordaban. Pero recientemente tuvieron que hacer frente a una etapa dura, una larga travesía por el desierto después de un doloroso descenso.

Esa penitencia pasó. Y muy poco tiempo después, no solo el Bidasoa se ha vuelto a afianzar en la máxima categoría, sino que acaba de obtener un meritorio segundo puesto en una categoría que siempre domina el FC Barcelona, un equipo que compite con un presupuesto superior al resto. De hecho, se podría decir eso de que ‘en la liga del resto de equipos, el Bidasoa ha quedado primero’.

Esta milagrosa temporada del equipo irundarra le convierte de nuevo en embajador de lujo para la ciudad. La próxima temporada paseará con orgullo nuestra bandera por las mejores plazas del balonmano europeo. Tras clasificarse matemáticamente para jugar la EHF, el equipo ha solicitado plaza para la EHF Champions League, aunque tendrá que esperar la respuesta del organismo.

Un equipo histórico

Pero esto no es nuevo, como cualquier irunés sabe. El Bidasoa llegó a ganar dos ligas y una Copa de Europa en su época dorada. Cualquier aficionado a este deporte, en cualquier rincón de España, podía recitar la plantilla del Bidasoa de memoria, incluyendo grandísimas estrellas del balonmano internacional que deseaban jugar en un equipo de prestigio como este. Así fue como el entonces llamado Elgorriaga Bidasoa se hizo, como decíamos, con el mayor trofeo soñado por cualquier equipo, esa Copa de Europa que encontró un espacio de honor en la vitrina bidasotarra en el año 1996.

El blanco y negro del Real Unión y el amarillo y azul han sido siempre las dos grandes combinaciones de colores del deporte irunés. Ahora más que nunca los aficionados unionistas siguen apoyando a su equipo, mientras que los aficionados del Bidasoa viven un curso inolvidable, con el regreso a Europa del que todos reconocen como un equipo histórico del balonmano internacional. Aupa, Bidasoa!